Viajescopio Rotating Header Image

Hotel Estepona Palace

Estepona Palace Hotel

Hotel Estepona Palace

Buscaba un hotel amplio y tranquilo para descansar unos días, en la costa malagueña, que me venía de paso, pero que no fuera Marbella ni otras localidades saturadas de turistas. Pregunté a unos amigos de la zona unos días antes, y me recomendaron Estepona, en concreto el Estepona Palace. Si no tienes demasiado interés en la playa, ése te puede ir bien, me comentaron, pero si buscas buenas playas, entonces no, la playa es muy mala. No es que piense como Carlos Pumares, de quien recuerdo haber oído que no iría a las playas hasta que no las asfaltaran, pero a mí, para que me guste una playa, tiene que estar vacía y sin apartamentos a la vista. Me gustan las playas en otoño y primavera. Así que reservé habitación unos dias en el Estepona Palace para leer y tomar notas para un libro.

Todos los servicios que ofrecen los podéis encontrar en la página web del hotel. Yo os cuento mi experiencia. Es un hotel grande y espacioso. Tranquilo. Las habitaciones son bastante amplias, y con unas vistas al mar preciosas. Las terrazas son bastante grandes y con enormes ventanales que dejan pasar mucha luz al interior. Podía trabajar por las mañanas junto al ventanal, con vistas al mar, y por las tardes, cuando se ponía el sol y refrescaba, leer o seguir trabajando en la terraza. Muchas personas hacían lo mismo; por las tardes veías a gente corrigiendo exámenes o trabajando con el ordenador en las terrazas.

La comida, bastante buena. Los desayunos, completos, y las cenas, con cocina en vivo y bastante variedad de carnes y pescados. Lo ideal en el hotel es la media pensión: desayuno fuerte, y como se cena pronto, (a las 19.30 si no recuerdo mal, ya estaba abierto el restaurante), puedes aprovechar el resto del tiempo para leer o bañarte o hacer alguna excursión.

Las piscinas cumplen su funcion. Un par de piscinas, con cascada, normalitas. Pero tranquilas. Para mí fue una bendición que apenas hubiera animación, porque lo que quería era tranquilidad y poder leer en una tumbona junto a la piscina después de desayunar, hasta que empieza a apretar el sol. Para los que busquen animación ininterrumpida y juegos y participación, éste no es su hotel. Creo recordar que lo máximo que vi de animación fue una minipartido de voleibol en la piscina, con una animadora contra otra persona. Era septiembre. Desconozco si es igual en julio y agosto. Pero para lo que buscaba, que era tranquilidad, y poder escribir y leer, perfecto. Puede que para otros, no.

La playa, efectivamente, muy mala. Es una playa privada, a la que se accede directamente desde el propio hotel. Ni de arenas finas ni suaves. Mucha piedra y mal cuidada. Poco encanto. Me acerqué una mañana y no regresé más, pero por las mañanas debe ser también un buen lugar para leer, hasta que llega el calor. No había wi-fi en las habitaciones, por cierto.

Vi muchas familias con niños pequeños. Sí es un buen hotel si vas con niños de corta edad: hay una piscina para ellos, alejada de las otras, y una zona de juegos infantiles junto a la piscina. Hay bastante vegetación, y bastantes espacios para colocar la hamaca fuera de la primera línea de piscina, entre el espacio ajardinado que hay entre la piscina y la playa. Una zona excelente para descansar.

Por lo tanto: si vas con niños pequeños, no buscas un sinfín de actividades, no tienes previsto ir a la playa y buscas un ambiente tranquilo y familiar, éste puede ser un buen hotel. Buena comida, mucho espacio, pocas molestias, servicio muy amable… Bueno para descansar y leer.

Aquí dejo un enlace a algunas fotografías que tomé del hotel y que he subido a la web de Fotos de Viajes.

Por cierto, me presento. Me llamó  José, aka Calicut, y espero que mi contribución a este blog, al que me uno desde hoy, sea interesante para vosotros.

Ver las fotos del hotel Estepona Palace

Viajescopio

Los comentarios están cerrados.